top of page
  • Foto del escritorAdmin

Semana Mundial del Parto Respetado.

La Semana Mundial del Parto Respetado es una iniciativa que se lleva a cabo cada año con el objetivo de promover y concienciar sobre el respeto a los derechos de las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto.


Texto por Valeria Pons, Doula y CEO de Lumma Crianza.




Durante esta semana se realizan diversas actividades y eventos en todo el mundo para destacar la importancia de brindar un enfoque respetuoso, centrado en la mujer y basado en evidencia científica en la atención perinatal.


La celebración de la Semana Mundial del Parto Respetado busca fomentar un cambio en los modelos de atención al parto y promover la humanización de la experiencia del nacimiento. Se busca respetar la autonomía y los deseos de la mujer, informarla adecuadamente sobre las opciones disponibles y garantizar su participación activa en la toma de decisiones relacionadas con su propio cuerpo y su salud.


En esta fecha se suelen organizar conferencias, talleres, charlas y debates que abordan temas relacionados con el parto respetado, como los derechos de las mujeres, la importancia de la atención centrada en la mujer, la reducción de intervenciones innecesarias, la promoción de métodos no farmacológicos para el manejo del dolor, entre otros aspectos relevantes.

Es importante destacar que el respeto al parto no implica descartar intervenciones médicas necesarias o poner en riesgo la salud de la madre o el bebé, sino más bien se trata de asegurar que la atención sea individualizada, basada en la evidencia y respetuosa de las decisiones y preferencias de la mujer.



¿ Por qué es tan importante el parto respetado ?


Tener un parto respetado es importante por varias razones fundamentales:


  • Autonomía y derechos de la mujer: El parto respetado se basa en el respeto a los derechos humanos y reafirma la autonomía de la mujer sobre su propio cuerpo y proceso de parto. Cada mujer tiene el derecho de tomar decisiones informadas y ser tratada con dignidad y respeto durante el proceso de dar a luz.

  • Experiencia positiva de parto: Un parto respetado busca proporcionar una experiencia positiva y empoderadora para la mujer. Al recibir un trato respetuoso, sentirse escuchada y participar activamente en las decisiones relacionadas con su parto, la mujer tiene más probabilidades de tener una experiencia satisfactoria y de establecer un vínculo emocional positivo con su bebé.

  • Mejor salud física y emocional: El parto respetado contribuye a la salud física y emocional tanto de la madre como del bebé. Al reducir intervenciones innecesarias y permitir que el parto siga su curso de manera natural, se pueden evitar riesgos y complicaciones asociadas con intervenciones médicas no justificadas. Además, un entorno respetuoso y de apoyo emocional favorece el bienestar emocional de la madre y facilita el inicio del apego y la lactancia materna.

  • Reducción de traumas y violencia obstétrica: La violencia obstétrica y los traumas relacionados con el parto son una preocupación importante en muchos países. El parto respetado busca prevenir y abordar estas situaciones, evitando prácticas que sean dañinas, humillantes o que viole los derechos de la mujer. Esto ayuda a reducir el impacto emocional negativo y las secuelas a largo plazo que pueden resultar de experiencias traumáticas.

  • Cambio en los modelos de atención: Promover el parto respetado implica un cambio en los modelos de atención obstétrica, fomentando una atención centrada en la mujer, basada en evidencia científica y que considere las necesidades individuales de cada mujer. Esto implica la necesidad de actualizar y mejorar los sistemas de atención médica para ofrecer una atención más humana y personalizada.


En resumen, el parto respetado es importante porque respeta los derechos y la autonomía de la mujer, proporciona una experiencia positiva y saludable, reduce el trauma y la violencia obstétrica, y promueve un cambio hacia una atención obstétrica más centrada en la mujer.


¿ Cómo garantizamos el parto respetado ?


Garantizar que una mujer pueda tener un parto respetado implica una combinación de factores que van desde la legislación y las políticas de salud hasta la educación y la conciencia de los profesionales de la salud. Aquí hay algunas acciones clave que se pueden tomar para promover y garantizar un parto respetado:

  • Legislación y políticas: Es importante que existan leyes y políticas que protejan los derechos de las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto. Estas normativas deben abordar cuestiones como el consentimiento informado, la autonomía de la mujer, la prohibición de la violencia obstétrica y la promoción de prácticas basadas en evidencia.

  • Educación y concienciación: Es fundamental educar tanto a las mujeres como a los profesionales de la salud sobre los derechos de las mujeres en el parto y la importancia de un enfoque respetuoso. Las mujeres deben estar informadas sobre sus derechos, las opciones de atención y cómo comunicar sus preferencias. Los profesionales de la salud deben recibir formación en atención centrada en la mujer, comunicación respetuosa y prácticas basadas en evidencia.

  • Atención centrada en la mujer: Los servicios de atención obstétrica deben centrarse en las necesidades individuales de cada mujer. Esto implica escuchar activamente a la mujer, respetar sus decisiones y preferencias, y brindar información completa y comprensible para que pueda tomar decisiones informadas sobre su atención.

  • Reducción de intervenciones innecesarias: Es importante reducir las intervenciones médicas innecesarias durante el parto, ya que pueden aumentar el riesgo de complicaciones y traumas. Los protocolos de atención deben basarse en la evidencia científica actualizada y seguir las pautas internacionales sobre el parto normal.

  • Apoyo emocional y psicológico: Proporcionar un ambiente de apoyo emocional y psicológico es fundamental para un parto respetado. Esto implica brindar continuidad en la atención, asegurarse de que la mujer se sienta escuchada y apoyada durante todo el proceso, y fomentar la participación de la pareja u otros seres queridos si así lo desea la mujer.

  • Evaluación y monitoreo de la calidad de la atención: Es importante llevar a cabo una evaluación y monitoreo periódico de la calidad de la atención obstétrica, incluyendo la identificación de prácticas que no sean respetuosas o basadas en evidencia. Esto puede hacerse a través de auditorías, revisiones de casos y encuestas de satisfacción de las mujeres.

En última instancia, garantizar un parto respetado requiere un enfoque integral que abarque desde el nivel legislativo y político hasta la educación, la atención sanitaria y la cultura organizacional. Se necesita un compromiso y una colaboración entre los gobiernos, los profesionales de la salud, las organizaciones de la sociedad civil y las propias mujeres para promover un cambio positivo en la atención obstétrica y garantizar que se respeten los derechos y las necesidades de cada mujer durante el parto.





Ley de Parto Humanizado nº 25929


La Ley 25.929 de Parto Humanizado, aprobada en Argentina en el año 2004, busca promover y garantizar el respeto a los derechos de las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto. A continuación, un resumen de los puntos clave de esta ley:

  • Derechos de la mujer: La ley reconoce y garantiza los derechos de las mujeres en el proceso de atención perinatal, incluyendo el derecho a ser tratadas con dignidad, a la intimidad, a la autonomía, a recibir información adecuada y a tomar decisiones informadas sobre su atención.

  • Consentimiento informado: La mujer tiene derecho a recibir información completa y comprensible sobre su estado de salud, los procedimientos médicos propuestos y las alternativas disponibles. Debe otorgar su consentimiento informado antes de cualquier intervención o procedimiento.

  • Libertad de movimiento: La mujer tiene derecho a moverse libremente durante el trabajo de parto y el parto, siempre que su estado de salud y el del bebé lo permitan. Esto incluye la opción de caminar, adoptar diferentes posiciones y utilizar métodos no farmacológicos para el alivio del dolor.

  • Prohibición de prácticas violentas o humillantes: Se prohíbe cualquier forma de violencia obstétrica, incluyendo el maltrato físico, verbal o psicológico hacia la mujer. También se prohíbe cualquier procedimiento invasivo o práctica que no esté respaldada por evidencia científica o que se realice sin el consentimiento de la mujer.

  • Derecho a la compañía: La mujer tiene derecho a tener una persona de su elección presente durante el trabajo de parto, el parto y el posparto, siempre que no represente un riesgo para la salud de la mujer o del bebé.

  • Lactancia materna: La ley promueve la lactancia materna como el mejor método de alimentación para el bebé y establece que se deben adoptar medidas para favorecer su inicio temprano y su continuidad.

Puedes revisar la ley completa aquí.




Desde Lumma Crianza, queremos que sepas que es maravilloso que busques tomar el control de tu experiencia y asegurarte de que tus derechos y deseos sean respetados durante este momento tan importante de tu vida.


Recuerda que el parto respetado se trata de ti y de tu bebé. Es un enfoque que busca garantizar tu autonomía, dignidad y bienestar durante todo el proceso de dar a luz. Tú eres la protagonista, y tu voz y elecciones son valiosas y merecen ser escuchadas.


Es esencial que te sientas empoderada y confiada en tus decisiones. Obtén toda la información que necesites, consulta con profesionales de la salud especializados en parto respetado y habla abiertamente sobre tus expectativas y preferencias. Recuerda que tienes el derecho de tomar decisiones informadas y que tus deseos deben ser respetados.


No dudes en rodearte de un equipo de apoyo que comprenda y respalde tus elecciones. Puede incluir a tu pareja, familiares, amigos o incluso un doula de parto, quienes estarán ahí para brindarte el apoyo emocional y físico que necesites durante el parto.


Confía en tu cuerpo y en tus instintos. El proceso del parto es natural y tu cuerpo está diseñado para llevarlo a cabo. Mantén una actitud positiva y confía en tus habilidades. Recuerda que cada experiencia de parto es única y, aunque pueden surgir desafíos, tú tienes la fortaleza para superarlos.


No olvides que, más allá de cómo se desarrolle tu parto, el amor y el vínculo con tu bebé son lo más importante. El parto respetado busca fomentar un inicio saludable y amoroso para ambos. Recuerda que eres una madre fuerte y amorosa, capaz de brindarle a tu hijo el amor y cuidado que necesita.


¡Te deseamos un hermoso y respetado parto lleno de alegría y amor!


 

Valeria Pons es Doula de Embarazo, Parto y Posparto

certificada en Doulas de Buenos Aires en el año 2011.-

Fundadora y CEO de la marca Lumma Crianza & Apego.

Tiene 36 años, y es mamá de 3 niños.

Podes contactarla via redes en:


CABA - Buenos Aires

Comments


bottom of page